Aportes de la Carne

La carne de vacuno

Es una carne con poca grasa, por ello se le llama en ocasiones carne magra. Es rica en minerales, sobre todo en hierro por ello se las denomina carnes rojas y se recomienda su consumo en paciente con anemia. Además, es una gran fuente de iodo, zinc y selenio.

También es rica en vitaminas, presentando gran proporción de proteínas de alto valor biológico y de vitaminas del grupo B, sobre todo, B2 y B12 que son liposolubles, muy recomendada en pacientes con problemas de desnutrición.

La carne de porcino

Se caracteriza por se una carne de alta digestibilidad, su carne se recomienda para pacientes con alteraciones gastrointestinales, incluso en los casos mas graves como úlceras gastro-intestinales.

Es una fuente rica en minerales zinc, fósforo, sodio y potasio. Y a diferencia de otras especies, la vitamina mas abundante es la Vitamina C.

La carne de ovino y caprino

La carne de ovino y caprino se caracteriza por ser tierna, de consistencia blanda, fácil cocción y fácil digestión, también recomendable para pacientes con alteraciones gastrointestinales. Al igual que la carne de vacuno presentan un aporte en proteínas de alto valor biológico, sobre todo, del grupo B, minerales como el fósforo, hierro, calcio, magnesio, sodio y potasio.

La carne de ave

La carne de ave es una fuente de vitaminas del grupo B, concretamente la B3 y el acido fólico, muy recomendable en personas con anemia y embarazadas, ya que previene de la aparición de trastornos congénitos en el feto.

En cuanto a minerales es rica en zinc, sodio y hierro, aunque el contenido en hierro es mucho menor que la del vacuno

La carne del conejo

La carne de conejo es de las carnes mas saludables que podemos consumir, pues nos aporta en gran proporción vitaminas del grupo B y K, para la coagulación de la sangre, siendo el aporte de grasas nulo.

La carne de conejo es muy rica en proteínas y hierro. Además, la carne de conejo es de fácil digestión, cocción y económica

La carne de caza

Generalmente, las carnes de caza son duras y para que adquieran las características organolépticas que las hacen tan preciadas (tiernas, sabor, jugosidad), precisan de un largo periodo de maduración.

Son ricas en hierro, fosforo, magnesio y potasio

Hay que tener en cuenta que estas carnes presentan menor resistencia al crecimiento de bacterias responsables de la putrefacción.